Conquistando las Jineteadas...


LA MUJER GAUCHA






Erlita Mendes tiene 29 años (en Octubre cumplirá 30) y hace más de 12 años que monta en "rodeo" como lo llama ella y la gente de Brasil.
Dueña de una tienda de productos camperos en Caxias do Sul, empezó como por casualidad a montar y hoy es única referente en este ambiente casi exclusivamente masculino.
En su última visita a Uruguay hablamos con ella de las jineteadas, la vida de la mujer en el campo y otros tantos temas...

Foto Campototal

 

 

 

Porque empezastes a montar?

Yo me crié en el campo, desde chica montaba caballos y terneros como muchos niños, al tiempo me vine a la ciudad y sentía que me faltaba álgo para vivir el día a día del campo y fue cuando me decidí a jinetear.


El jinetear es casi exclusivo de los hombres...

Mi comienzo fue dificil porque los mayores tenían miedo de que me quebrara o lastimara, costó que me dejaran montar, pero cuando lo logré eso hizo que me permitieran montar y destacarme en clina, compitiendo de igual a igual con los hombres, inclusive Antonio Mota Flores me invito a formar parte de delegaciones Brasileñas de jinetes en diferentes eventos.

 

En una rueda con sus pares, a su izquierda su amigo y compatriota Gercison Pinheiro Machado/FotoCampototal

Especialista en Clina
Cada monta es única, hay que adaptarse al caballo al estilo, en gurupa en mi región dicen que es facil pero muy pocos montan, son tecnicas que al final se mezclan.

Con sangre de jinetes.
Tanto mis tios como mi padre eran domadores pero además me fijo en referentes como es Gerci (Pinheiro Machado), una ser incomparable donde encuentro todo como persona y profesional.

 

FotoCampototal

 

Grandes fiestas, Jesús María.

Ya ha montado varias veces en Uruguay y también en Argentina aunque mi sueño es participar en Jesús María donde "hace seis años consecutivos que voy solo a mirar, no he participado aún y ese es mi gran anhelo, montar allí".


Empecinada en demostrar que como en otras disciplinas las mujeres estuvieron y estan presentes solamente opacadas a veces por la imposición de los varones, dispara...

Yo monto por un ideal, un ideal en mi vida, en Rio Grande do Sul hace 200 años hubo una guerra, la de Farrapos (1835- 1845), allí siempre aparece la figura del hombre "heroi" (heroe) y se olvidan que es la mujer que se quedo 10 años en la estancia domando, criando hijos, plantando y muchas veces cuando volvía el hombre para la casa (esposo o hijo) volvía pero muerto.
Y no se habla de mi bisabuela, mi abuela, mujeres riograndenses que hicieron parte de esta historia. Es lo que yo quiero rescatar hoy y demostrar que valemos igual las mujeres que los hombres.


Erlita dentro de unos años.

Todo en la vida tiene un comienzo, un medio y un final, sin duda algún día voy a parar y formaré una familia con hijos para mirar las jineteadas desde afuera....